SONY DSC

12 razones para dar contenido a tu marca

Leyendo un post del blog de Javier Regueira  sobre ejemplos sobre campañas significativas de Brand Content propuestas por los lectores, encontré ejemplos de marcas y acciones tan notorias como Redbull, Heiniken y otras muy populares. Recordando esas campañas recordé una campaña de marketing nacional, una campaña de anterior a la moda de etiquetar toda la comunicación con anglicismos, una campaña memorable y que aún perdura.

Quizás por la cercanía de las fechas, por el paisaje del Valle del Vinalopó he pensado en hablar de ella.

9996437054_805a2ba080_b

Las uvas de la suerte

Los productores de uva del Valle del Vinalopó (Alicante)  veían que sus almacenes se llenaban de racimos de uva de mesa y los pedidos no salían. En aquella época, no existían los Directores de Marketing  para asesorar a los agricultores de Alicante.

Hoy en día, se podría haber consultado el manual de gestión de empresas y el primer consejo sería: oferta vs demanda, baja los precios para incentivar la demanda. Un Comisario Europeo de Agricultura le hubiera aconsejado la destrucción del 70% de la cosecha para mantener los precios y evitar el desequilibrio del mercado. Un Director de Marketing hubiera presentado una campaña de promoción en puntos de ventas e incentivar a los distribuidores y minoristas.

Pero  afortunadamente nuestra Historia Real tuvo otro desenlace.

Los productores de uva de mesa optaron por tomar una medida creatividad. Su problema podría tener una SOLUCIÓN DIFERENTE.  La apuesta fue “clara y concisa”. La uva de mesa había que sacarlo del marco actual (baja demanda) y darle unos atributos diferentes.

Y si tuviera que otorgar un atributo a tu marca, ¿Cuál darías? Algo eterno, positivo, tradicional, familiar  e inmaterial, como la fe.

Con esas etiquetas nombraron a las uvas de mesa.  Ahora faltaba situarlas en el lugar y en el momento adecuado. Y cuantos momentos mágicos conoces, la Noche de San Juan y la Noche Vieja. La noche de San Juan no resolvía la salida del stock sin embargo la última noche del año era perfecta para finalizar la campaña. Eureka!!!!!! Ya tenemos lugar y día.

Y entonces fue cuando comenzó la campaña de comunicación (buzz, viralidad, boca oreja, etc.) entre los españoles para conseguir ponernos todos de acuerdo en hacer una cosa todos a la vez.  No fue un inconveniente su piel o sus semillas para que todo el mundo las tomara.

Doce uvas, una para cada mes. Un ritual para conseguir para que el año que venidero sea próspero y mejor que el anterior. La propuesta de un futuro mejor, nunca falla.

Uvas de mesa. Es una fruta más, otra cualquiera pero ahora tiene contenido, tiene alma, tiene algo que todos deseamos  “un futuro mejor”.  ¿Por qué? Son uvas de la suerte. Brand Content Fruit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *